martes, 2 de febrero de 2010

Lindes

Llueven ascuas encendidas de un cielo que hierve sobre las cabezas raídas de un mundo poblado por personas con mortajas vestidas, la mirada en el asfalto, ausentes, idas, perdidas en historias absurdas, mezquinas.
Sólo aquellos que se asombran ante la belleza del mundo, de lo sencillo, del silencio, de la Vida… obtendrán el placer, vivirán la Vida.

10 comentarios:

Ío dijo...

Terrible la sensación que deja el primer párrafo.
El otro es ..... poesía.
Un beso, Diego

Io

Anónimo dijo...

No me fijé en ello cuando lo escribía. Salió, así, de un tirón. De cualquier forma, Ío, el uno va ligado al otro. Esa contraposición era la que quería. O sólo salió y estaba; no sé. pero así es la vida, creo. O la veo y estoy equivocado.
Gracias, en cualquier forma, por eso de poesía. No creo que yo sea capaz de escribirla.
Un beso.
Diego

Isabel de León dijo...

La cosa es concentrarse en lo importante...no plantarse,¿verdad? y abrir los ojos...Fuaaashhhh!!!pestañear y disfrutar...mmmmmm!!!

Saluditos mi Dieguito de la chica con los ojos abiertos...

Anónimo dijo...

Sin duda Isabel. Todo un principio vtal. Me gusta. Nunca los cierres, chica sorpresas.
¿Estás en Alemania?
Un beso
Diego

María Jiménez V. dijo...

Hay quienes sobreviven y no viven, quienes miran y no ven, quienes oyen y no escuchan...tienen prisa por devorarse el mundo
y en su afán se les olvido abrir las puertas de su alma...
Un abrazo

Diego Jurado Lara dijo...

Tienes toda la razón, María, y lo peor es que algunos que las abren, después las cierran escudándose en justificaciones, y eso es más triste aún.
Un abrazo, María. Siempre un placer.
Diego

Isabel de León dijo...

En Alemania????jajajaja...por lo d mi vocabulario denso y extraño...vivan las onomatopeyas!!!!...
Como voy a estar en el Norte con el mejor Carnaval del mundo a puntito de empezar!!!viva Canarias!!!jajajaja

Saluditos d la chica mafalda, dieguito...

Anónimo dijo...

Bueno mi niña, me alegro, ya me extrañaba que dejases los carnavales por el frío de Alemania. Me alegro, que los disfrutes, que sé que lo harás. Y gracias por la sonrisa.
Un saludo chica mafalda. ¿Irás de ella?
Diego

Eugenia dijo...

Alguien me dijo una vez que poesía era desnudar el alma. Diego, cariño, si no es eso lo que tú haces en tus blogs y con este texto en particular... entonces yo soy monja y... bueno, ya sabes; como que no, jiji.

Me encanta cómo escribes en esta forma de poesía tan tuya y única, ya lo sabes. Me tienes enganchada, a mi que no me engancho a nada.

Un beso, como una lapa, jaja.

Eugenia.

Anónimo dijo...

Cómo eres Eugenia. Pocos desnudan el alma, tal vez porque les da miedo entrar en ella o que cuando entran prefieren engañarse esquivando lo que ven. Ojalá fuera poeta, qué lujo, nada más lejos. Pero tú monja, no te veo. Así es que algo falla. Mil gracias.
Un beso así, para que no te vayas.
Diego