domingo, 14 de marzo de 2010

Vivir

Vivir, vivir en los márgenes del sonido y en él; dentro de la voz que acaricia, que susurra, de esa voz delicada que amenaza con romperse, por el llanto, llanto alegre, de esta vez, de las veces; lejos de oscuridades, de nieblas que no levantan; en la luz, en el reflejo del color, de todos los colores. Estar ahí, quedarse, ser.

4 comentarios:

Ío dijo...

Si.

Un beso
Ío

Diego Jurado Lara dijo...

Ante eso no cabe nada que decir, sólo agradecer y sentir contigo así. Un placer Ío, como siempre.
Y un beso para ti.
Diego

Marisa dijo...

Totalmente de acuerdo: vivir con la voz que acaricia, con el reflejo del color. Y, sobre todo, huir de las nieblas que no se levantan.
Me encanta tu receta de vida. Bonito canto optimista.
Un abrazo, Diego.

Anónimo dijo...

Lo difícil es, supongo, Marisa, llevarlo a la práctica; pero por intentarlo que no quede.
Me alegro de que te guste.
Un abrazo.
Diego