lunes, 16 de mayo de 2011

Sólo un bocado

Fresco. Románico. Boí.


Mordió la fruta como si fuese la última. Una gota de líquido le escurrió por la comisura. Sonrió con la mirada. Intentó decirme algo, pero el bocado sólo le permitió un ruido extraño que rodeó de risas. Los ojos achicados y el pecho convulsionándose. El pelo suelto, movido apenas, lacio, casi etéreo. Seda en la piel. Un gato negro al lado. Un angelote mira la escena desde una esquina, casi con sorna.
No puedo sino arrodillarme como ante una imagen sagrada.
Vivir, a veces, es como caminar sobre un lecho de nenúfares en un estanque dorado, como levitando.

10 comentarios:

Carmela dijo...

Quiero un estanque dorado lleno de nenúfares :)
Bicos meniño

Marisa dijo...

Hay Paraísos terrenales que es conveniente abandonar si queremos seguir disfrutando de frutas sensuales, pieles de seda y miradas sagradas. Eva siempre supo lo que hacía.

Tu definición de "vivir" me ha parecido una alfombra dorada hacia ese paraíso. Bellísima, Diego.

Un beso desde el Árbol del Mal.

Isabel de León dijo...

Estanques de nenúfares q bonitossss!!entonces la cosa ultimamente va de fruta...jejeje...hay momentos simples q se transforman...no digamos en qué...cada uno sabe lo q atesora!!yo tb los tengo...mmmmmm, m apetece naranja...tienes esa capacidad increible!!!introducirme en esos momentos...

Saluditos de la chica con antojo ;)

Tânia Souza dijo...

Um jorro de imagens poéticas e imensas no que carregam de sentidos e sentimentos, que bonito.

La abuela frescotona dijo...

tus blog son un "bocado" de deliciosa humanidad, vives el detalle que da vida a un escrito, dejo mi saludo de amistad para ti Diego

Diego Jurado Lara dijo...

Te lo regalría si lo tuviera, Carmela; a cambio te puedo dar mis palabras y mis miradas.
Un beso

Diego Jurado Lara dijo...

Sin duda que sí, Marisa. Eva siempre lo sabe. Ahí es donde quiero ir porque ahí es donde hay que estar.
Haces, con tus palabras, que cualquier frase mía me parezca hermoa.
Un beso paa ti también, en ese árbol en el que estás.

Diego Jurado Lara dijo...

Mi Doña, que diría aquel, mundos crearía para ti sólo el placer de verte sonreír al introducirte en ellos. Con frutas, más sabrosos.
Un beso chica con antojo. (¿De qué?)

Diego Jurado Lara dijo...

Agradabilísimo verte y ver tus palabras en tu idioma por aquí, Tania. Un placer y mil gracias.
Un beso.

Diego Jurado Lara dijo...

Eternamente agrdecido, abuela frescotona; Un placer producir esa frescura.
Gracias por tu amistad. Un saludo afectuoso para ti también.