lunes, 20 de septiembre de 2010

Lejos

Lejos de tanto dejé la nada, y ahora… ahora despliego no sé qué cosas, en forma de velo que ríe y llora, y tapa mi rostro y vela mi tiempo; un tiempo de aguas y sedas, de alas de especias, de aromas, de frutos de bosque, de higos maduros, de yerbabuena .

5 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

Me sorprende y subyuga al mismo tiempo que sobre una fotgrafía tan "fría" se puedan enhebrar unos versos tan vivos, tan agradablemente tangibles, tan cálidos, tan amablemente físicos. Arte de poeta.
Que agradable volver a saber de ti, Diego.
Un beso

Isabel de León dijo...

Bueno pero si ese velo trae yerbabuena con ron,limon y hielo picado...suuuper bien!!!ya tienes 1mojito!!jajajaja.
Dieguito...no llores, solo cuando es d risa.A mi m pasa,cuando m aguanto la risa muxo, o rio muxo...lloro como 1 viuda...jajaja,no soy nada discreta!!
Espero q el comienzo dl curso haya ido bien...m encantan los frutos del bosque...mmmmm

Saluditos de la chica afrutada.

Isabel de León dijo...

Se me olvidaba!!!adoro esa palabra...lo sabes...jeje
yerbabuena...

Saluditos de la chica olvidadiza.

Diego Jurado Lara dijo...

Agradezco tus palabras, Sofía, porque vienen de la sensibilidad y la poesía, que es lo que tú haces, pero yo, ya sabes lo que pienso de las mías, por hablado.
Mil gracias.
Un beso

Diego Jurado Lara dijo...

Mojito, ahora me apetece uno. Qué mala. Y es que las horas ya no son las adecuadas.
Llorar es bueno y muestra sensibilidad, pero siempre es mejor llorar de risa, como tú me das, por eso te agradezco tanto esa forma tuya, ese ser tuyo, tan así.
Yerbabuena, qué pasada, y que´bonita palabra.
un beso chica muerta de risa y llorona.