lunes, 16 de noviembre de 2009

Tránsitos


Roma, la ciudad sagrada, transformada en simetría, en armonía. El absoluto. El lugar donde aparece el color, la suavidad del aleteo de las mariposas. El tránsito a la belleza. La eternidad. Donde todo fue, donde todo es y donde todo será.

7 comentarios:

Deprisa dijo...

Una imagen increíble, nunca había visto estas vistas de Roma.

Isabel de León dijo...

Roma...q recuerdosssss!!!aunque a mi m enamoro Pompeya...tb eterna.
Preciosa foto.

Saluditos de la chica pro Italia.

Anónimo dijo...

No está mal. Roma tiene muchas vistas, pero sólo una forma de mirarla.
Un saludo, "deprisa".
Diego

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Diego Jurado Lara dijo...

No está mal Pompeya, aunque pasear por Nápoles es especial. Pero Roma es, el origen de todo, lo sublime, la culminación, lo absoluto. Nada igual, para siempre, lo eterno.
Saludos, chica viajera.
Diego

Anónimo dijo...



El aleteo de las mariposas se puede sentir en muchos sitios, incluso en el estómago; seguramente en Roma será más hermoso e intenso el vuelo, engarzándose a su belleza eterna.

(((((Soy Ío, vaya, que no he entrado a blogger, estoy vaga ahora mismo jejejeje)))))

Gracias, Diego
Un beso

Ío

Ío

Anónimo dijo...

El aleteo de las mariposas en el estómago es el mejor, y más en Roma; yo lo he sentido.
Gracias a ti, Ío. La vagancia es buena, a veces; relaja y te saca una sonrisa de complacencia. Eso también es vida.
Un beso.
Diego