lunes, 7 de septiembre de 2009

¿Dentro o fuera?


Los sueños son las únicas mentiras que pueden dejar de serlo, pero sólo en la mirada de un niño. En ella está la verdad. Pero ¿sabemos verla? Hay puertas minúsculas en las que no tocamos confundidos por una idea errónea sobre la grandeza.

6 comentarios:

Ruth dijo...

Esto me recuerda a cuando miramos hacia arriba en vez de mirar hacia abajo.

Besos Diego.

Anónimo dijo...

Sí, Ruth, a veces miramos en direcciones equivocadas, por acción u omisión, por huir, por esconder o escondernos. Yo creo que deberíamos mirar en todas direcciones, no dejar de mirar, de buscar, de recrearnos en todo lo que la vida nos da.
Gracias. Un beso.
Diego

Isabel de León dijo...

Abrir los ojos!!!eso es lo q hay q hacer...y cerrarlos xa soñar...

Saludos de la chica soñadora.

Anónimo dijo...

También, Isabel,también. Y ahí dejarte llevar y mecer.
Un saludo para ti también, chica soñadora. Todo un placer.
Diego

Tânia Souza dijo...

As vezes, estas portas são tão convincente, tão sedutoras, que perdemos nossos dias, nossas tardes, nossas semanas e até nossas vidas, olhos perdidos na ilusão de certas portas que não nos levarão a caminho nenhum.

Anónimo dijo...

Es verdad, Tania, lo que dices. es así, y acabamos así, y lo peor de todo es que nos conformamos con ello. triste pero cierto.
Diego