domingo, 30 de agosto de 2009

Cielo y mar. La palabra.


En cada golpe de cada ola puedo escuchar algo. Y aquí, ahora, sentado en la orilla oigo el mar, pausado, esperando, escuchando el deleite de la voz, de la palabra, cubierto de nubes, de oscura organza.

2 comentarios:

Ruth dijo...

Diálogo con la Naturaleza, con su alma latiendo, con su suave calma o con su intensa actividad. Diálogos con el mar para navegar mar adentro del mísmo o de uno mismo.

Gracias por regalarnos estampas que hablan por sí solas y que reflejan destellos de tu mirada profunda.

Besos.

Anónimo dijo...

Dialogos con el mar, con la soledad, con tu interior, esperando oír la palabra...
Gracias a ti por mirarlas y valorarlas así.
Besos.
Diego