jueves, 6 de febrero de 2014

Vera


Sierra Nevada
Levanté la mano mientras descendía el camino de las flores sin poder sentirlas y me dije que este debía de ser el lugar de los vientos que arriman las hojas y anuncian colores que apagan los llantos y redimen amores que no pudieron o no supieron germinar en los días aquellos que vivimos como extraños mientras el sueño. Cantos de noche arracimados aquí, dentro. Ahora.
Vera! What has become of you does anybody else in here feel the way I do?