domingo, 23 de mayo de 2010

Olor

Yo sé que olí un jazmín en la infancia una tarde, y no existió la tarde.
Francisco Brines

A través de todos estos años, de todos los recuerdos, sólo tú has existido. Y ahí he sido, siempre, tanto, lento; en aquel olor tan intenso, tan de dentro. Y es que dejarse guiar por los sentimientos puede ser, a veces, un problema. No hacerlo, es, siempre, un pecado.

4 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

SE me han saltado las lágrimas al leerte...seria el mundo tan distinto si todo lo que escriben algunas personas (hombres por lo general) lo llevaran a la práctica...:)
siempre un placer leerte.
Un beso

Anónimo dijo...

Y es que es tan difícil mostrarse y después hacerlo, por tantas cosas, por tantas trabas, por tantas estupideces. Somos tan poco y nos creemos tanto, Sofía.
El placer siempre es mío, aquí y en ti.
Un beso.
Diego

Ío dijo...

Lo es siempre; siendo un problema se halla en él la solución, pues no hacerlo es no ser, y no ser es no existir como uno debiera.

No dejo de sentir una lágrima al leerte.

Puedo escribir, y lo escribo: yo no peco.

Besos, Diego

Ío

Isabel de León dijo...

Como????q alguien por favor m explique CÓMO se puede vivir sin sentimiento...en lo q sea!!!!Yo tb tengo tardes q no existen...y atardeceres x llegar ;D jejejeje
Muy lindo Diego...

Saluditos de la chica cual es la peli????